CARGANDO

Buscar

Poetas de mudanzas

Ir de un lugar a otro porque sí o porque no hay remedio. 
No ir a ninguna parte pero a la vez cambiar de lugar, de amores, de ropa, de vocación, de partido político, de sexo… 
Estar alegre o triste.  Dejar lo que se conoce, lo que se quiere. Partir.
Los poetas que aquí aparecen saben de otros sitios.

Poetas de mudanza. Be Cult. revista Be Cult.

Obra de Anna – Lisa Marjak

MUDANZA

De este lado
no se oyen sollozos
ni pasos en la habitación.
Por la ventana no entran ramas.
En la pared no se estampan siluetas.
A ninguna hora viene un perro a saludar.
En esta cama no duerme un abismo.
La luz no se apaga en mi rostro.
Aquí, como allá, nadie dice mi nombre.

Bibiana Bernal (Calarcá, Colombia, 1985). Es poeta, narradora, editora independiente y gestora cultural. Su poesía ha sido traducida al griego, inglés y rumano. Directora de la Fundación Pundarika y la editorial Cuadernos Negros.

Poetas de mudanza. Be Cult. revista Be Cult.

Fotografía: Tito Miranda

MUDANZAS

A fuerza de mudarme

he aprendido a no pegar
los muebles a los muros,
a no clavar muy hondo,
a atornillar solo lo justo.
He aprendido a respetar las huellas
de los viejos inquilinos:
un clavo, una moldura,
una pequeña ménsula,
que dejó en su lugar
aunque me estorben.
Algunas manchas las heredo
sin limpiarlas,
entro en la nueva casa
tratando de entender,
es más,
viendo por dónde habré de irme.
Dejo que la mudanza
se disuelva como una fiebre,
como una costra que se cae,
no quiero hacer ruido.
Porque los viejos inquilinos
nunca mueren.
Cuando nos vamos,
cuando dejamos otra vez
los muros como los tuvimos,
siempre queda algún clavo de ellos
en un rincón
o un estropicio
que no supimos resolver.

Fabio Morábito (México)
Nació en Alejandría, Egipto, el 21 de febrero de 1955. Poeta, narrador, ensayista y traductor. Radica en México desde 1969. Estudió Letras Italianas en la FFyL de la UNAM y Traducción Literaria en El Colegio de México.
Autor de Lotes baldíos, El viaje y la enfermedad, De lunes todo el año, Cuando las panteras no eran negras, Cuentos populares mexicanos (recopilados y reescritos por Fabio Morábito), Madres y perros y El lector a domicilio, entre otros. Parte de su obra se ha traducido al alemán, inglés, italiano, francés y portugués.

MUDANZA

Cinco

Cada tanto recomienza una frase
improvisada: el descanso en la escalera
no permite demasiadas precisiones
y se pierden las señales cuando pasas
con los brazos ocupados. Medios
tonos o resabios, cicatrices en la boca,
nos faltaban -apenas- los matices
que ahora sobran cuando busco
con paciencia, cuadro a cuadro,
hendiduras en la cara, medios tonos
o resabios: alguien posa insegura de
su rostro, alguien saca con recelo y energía
-con las manos, con los ojos- los
fragmentos de la arena acumulada,
atardece cuadro a cuadro el horizonte,
alguien viaja largas horas en los últimos
asientos y no sabe cuánto falta
todavía, ella es joven y blanca, tu eres
débilmente oscuro y eso es todo
cuanto había no el fondo sino encima
de la cama cuando besas y te besa; reteníamos,
entonces, los ajustes a la falda,
sosteníamos, así, con alfileres, la fachada,
las bastillas, las insignias, los insectos
cuando trepan la solapa, amanece el horizonte
continuado y ella ríe o desespera, ella llora
o recupera la verdad, ella espera que
comprendan que el amor es una especie
de incidente, un ajuste de los ruidos
en la imagen, unos días, unas noches
con sus voces y sus voces y sus pausas:
decidíamos las veces, repasábamos
las pausas, desoíamos las voces y una forma
peligrosa escogía por nosotros
el camino, el descanso en la escalera no
permite demasiadas precisiones, ella duerme
sin saber que cruzarán la
turbulencia, alguien cubre el medio todo con
dos manos de pintura, cada tanto recomienza
lo que ahora desconoces y se pierden
las señales cuando pasas con
los brazos ocupados.

Alejandro Zambra (Santiago de Chile, 1975) ha publicado, entre otros libros, las novelas BonsáiLa vida privada de los árboles y Formas de volver a casa, el libro de relatos Mis documentos, la compilación de ensayos No leer y el libro de ejercicios Facsímil. Algunos de sus relatos han sido publicados en revistas como The New Yorker, Harper’s, The Paris Review, McSweeney’s y Granta, y su obra ha sido traducida a veinte idiomas. Durante diez años fue profesor de Escritura Creativa en la Universidad Diego Portales, de Chile. Actualmente vive en la Ciudad de México.

PUENTE DE AMADORES QUE SE MUDAN

dos únicas
opciones

o te fijas
en el cielo
o te vas
mirada
abajo
con
el agua

arriba
las nubes
lentas
pesarosas
pinceladas
de azul
fugaces
pájaros

abajo
el torrente
turbio
con el hombre
reflejado

la corriente
le va lavando
el rostro

en un ojo
un pez

algas
donde
una vez
estuvo
la sonrisa

y entre tanto
esperar
aquella
mano
cálida
que te dé
el último
impulso
o que evite
la caída

ya sabes
siempre
es así
solo
dos
opciones

o aquello
que no
se sabe qué

o lo otro
que
tampoco
comprendemos

 

Alex Fleites (Cuba) es un escritor y traductor de nacionalidad cubana nacido en Venezuela. Se graduó en la Facultad de Filología de la Universidad de La Habana en 1980, ha trabajado en varias publicaciones culturales de Cuba, como Juventud RebeldeEl Caimán BarbudoCine CubanoRevista Unión y Arte Cubano, en calidad de crítico y editor del líbro inédito Ángel con ala rota.

Artículo previo
Próximo artículo