CARGANDO

Buscar

Miradas de superhéroes

Foto: @Geandy Pavón. De la serie Superhéroes (2014)

¿Puede un libro explicar la historia que pasa ante nuestros ojos?. Be Cult. Revista Be Cult. Claribel Terré Morell. Esteban de Gori.

Por Esteban De Gori 

La idea de que las personas se vistan con máscaras y capas para defender lo que es correcto es parte de los sueños de la supremacía blanca.
Una foto, una mirada. Hombre disfrazado de Batman mira foto del Che Guevara.

Batman observa la foto de un Che Guevara “heroico”. El fotógrafo cubano Geandy Pavón puso en diálogo esas miradas. De manera audaz los enfrentó y abrió un vínculo estético inesperado.
El “hombre murciélago” le echa un vistazo al “hombre nuevo”. Son superhéroes de mundos ideológicos distintos que nadie, ni siquiera el más idealista, imaginó interactuando. Hasta ese momento eran personajes incomunicados de un teatro global convulsionado. Eran personajes de guerra y no de encuentro.
En esa foto se produce un juego de miradas múltiples como si Batman buscase alojar a ese otro superhéroe en su GPS visual. El guerrillero heroico entra en Ciudad Gótica y el propio Batman ante ese mismo acto puede ingresar en la Habana. Ese personaje en cuclillas estirando la foto del Che produce ganancias visuales. Reivindica un arte de la mirada y la sensibilidad por la conmoción política. En 2014 el presidente Barack Obama inicia un deshielo de la relación con el régimen cubano buscando una posible habitabilidad regional. Dos países con grandes superhéroes negocian un respiro, una tregua económica y, a su vez, visual. Se dan la posibilidad de escudriñarse sin estar mediados por la confrontación a todo o nada. La mirada trabaja con la idea de gasto o pérdida permanente. Hay algo de la escena que no está, que se perdió, y que en este caso, es la guerra inmediata o corrosiva. Algo que siempre puede regresar, de mil maneras y formas.
Desde el mito del gran Hércules la construcción de superhéroes ha sido un gran recurso para el mundo occidental. Batman y el Che –como otros tantos-, también se parecen. Comparten narraciones comunes. Cargan con demasiado peso simbólico: supremacía moral, sacrificio absoluto por los otros, persecución de la justicia. También se fatigan y se sumergen en contrariedades y crueldades, como la historia o la política.
Los superhéroes también están solos. En esta foto, en los comics, en los callejones de Ciudad Gótica o en el diario del Che en Bolivia. Son personajes que irradian exceso de singularidad y humanidad, porque debemos recordar, que Batman es el más humano de los superhéroes y como tal, está sometido al paso del tiempo y a la ayuda de su leal Alfred.
Pero en el texto de toda imagen hay persistencias y ausencias. Batman sigue vivo y levanta la foto de ese superhéroe que ya no está. Ese gesto en cuclillas parece de alguien que recogió esa imagen del suelo. La sostiene como si la hubiese encontrado o arrastrada por el viento. No importa. Se produce un encuentro. Batman va hacia esa imagen. Obama va hacia Castro. Uno lleva a un super héroe vivo (triunfante desde 1989), el otro uno muerto, pero que todavía respira fuertes simbologías e imágenes.
Pero hoy no es 2014. La fotografía está ahí. Lo que han cambiado son las circunstancias políticas. La llegada de Donald Trump fue desandando los acuerdos entre la administración Obama y el gobierno de Castro. Batman volvió a Ciudad Gótica. Vivo. Más viejo. Algo fatigado. Con la imagen del Che en sus retinas, pero sin saber, a ciencia cierta, si ese cruce de miradas volverá a producirse.

Artículo previo
Próximo artículo