CARGANDO

Buscar

Kafka en la cama sin Felice

Compartir

Por: Antonio del Río

Dibujo original de Franz kafka

“Mi miedo es mi sustancia, y probablemente lo mejor de mí mismo”

Lo dijo Franz Kafka, autor de  La Metamorfosis, El Castillo y  El proceso, obras maestras de la literatura del siglo XX, quien en vida, solo dio por terminadas 350 páginas y dejó inacabadas 3.500, entre ellas tres novelas, además de legar un término “kafkiano”, para referirse a esa sensación de impotencia frente a situaciones ante las que uno, no puede hacer nada, aunque quisiera…

Descripto como ingenuo, poco práctico y reservado, Kafka (Chequia 1883-Austria 1924) plantea a sus personajes una serie de pesadillas que acaban hundiéndolos en la soledad y el miedo. Muchas de sus ideas surgen de los sueños, “de esa realidad que es mucho más fuerte que la imaginación”,

El Kafka de casa, era dueño de una celopatía incontrolable que lo llevaba a la cama durante largo tiempo. Desde  su cama, sufriendo por amor, pensó a Gregorio Samsa, el hombre que se convierte en insecto y también escribió algunas de sus mejores cartas a Felice Bauer.

Felice Bauer (Polonia, 1887-Nueva York 1960) fue  novia y prometida de Franz Kafka quien le escribió entre 1912 y 1917. Se conocieron en casa de la familia de Max Brod, quien fuera su albacea y culpable de que se conociera la obra de Poe después de su muerte –le había pedido que la quemara-. Brod, también escritor y editor, también la adulteró. Felice Bauer en 1955, vendió las cartas a la editorial Schocken Books .

Carta a Felice Bauer del 17 de noviembre de 1912

«La otra noche te soñé, es la segunda vez. Un cartero me traía dos certificadas tuyas y me entregaba una en cada mano con un movimiento magníficamente preciso de los brazos que saltaban como émbolos de una máquina a vapor. Eran cartas mágicas.

Podía extraer cuantas hojas quisiera sin que los sobres jamás se vaciaran. Me encontraba a mitad de una escalera y estaba obligado, no te ofendas, a tirar sobre los escalones las hojas ya leídas si quería extraer más de los sobres.

Toda la escalera de arriba a abajo estaba cubierta de manojos de hojas y el papel elástico, ligeramente sobrepuesto, enviaba un fuerte murmullo».

Carta a Felice Bauer del 28 de marzo de 1913

«La ventana estaba abierta y en mi fantasía inconexa cada cuarto de hora yo saltaba por la ventana continuamente, luego llegaba el tren y un vagón después de otro pasaba sobre mi cuerpo tendido en los durmientes y profundizaba y ensanchaba mis dos tajos: uno en el cuello y el otro en las piernas».

Carta a Felice Bauer, 21 de junio de 1913

«…Pero qué me dices, Felice, acerca de una vida matrimonial en la cual, por lo menos durante algunos meses al año, el marido regresa de la oficina hacia las 2.30 o las 3, come, se acuesta y duerme hasta las 7 o las 8, cena rápidamente, pasea durante una hora, y luego comienza a escribir hasta la 1 o las 2 de la madrugada. ¿Serías capaz de aguantar todo esto? ¿No saber nada del marido salvo que está en su cuarto escribiendo? ¿Y pasar así todo el otoño y el invierno? ¿Y hacia la primavera recibir a ese hombre medio muerto junto a la puerta del escritorio, para tener que contemplar durante la primavera y el verano cómo se recupera para el otoño y el invierno? ¿Es esta una vida posible? Quizá, quizá sea posible, pero es preciso que reflexiones sobre ello hasta la última sombra de una duda».

Carta a Felice Bauer del 6 de agosto de 1913

«Tuve durante la noche un verdadero ataque de locura, no lograba dominar mis ideas, todo se disolvía hasta que en medio de mi máxima angustia vino en mi ayuda la figura de un sombrero negro como de comandante napoleónico, que se apoyó sobre mi conciencia y la mantuvo apretada con fuerza. Mientras tanto el corazón me latía magníficamente, luego tiré la frazada, aun cuando la ventana estuviera abierta de par en par y la noche estuviese bastante fresca».

Franz Kafka y Felice Bauere en 1917

Carta a Felice Bauer del 17 de noviembre de 1912

La Biblioteca Nacional de Israel, en Jerusalem, tiene en línea  a disposición del público las cartas, manuscritos y dibujos del escritor checo.

Próximo artículo